10 jun. 2013

SUCEDE

Me imagino que todo ha sido un sueño, que pereza recordarte, ¿es o no un sueño?, está roto o es un esbozo de un cuadro realista proyectando los trazos. Sombras........¿Por qué preguntas?, ¿acaso ahora estás solo?
¿Con quién hablas, tienes los ojos abiertos.....? Otra vez veo las cinco y media, cierro lo ojos. ¿Qué pasa porque me despiertas? tú déjame dormir, si es un sueño.

Esta guerra la cuenta el guerrero herido, el que más pierde, nunca he escuchado relatos de los que pierden las guerras, porque quizás  les den vergüenza desnudar sus errores y como todo ser humano, somos incapaces de reconocer lo que hacemos mal. El derrotado, agacha la cabeza, se relame las heridas, deseando que cicatricen, que no duelan. Se repliega para volver quizás más fuerte al próximo ataque, con la experiencia de no volver a caer en el mismo error. ¿Error? Es un sueño ¿No?. Me doy la vuelta, no está... es verdad, no es un sueño es una realidad. Miro por todo los rincones, levito y no encuentro, eso que tanto aprecio, como puede un sueño quitarte tanto, en un solo sueño.

Estaba sentado, mirado........, mi hijo estaba en la habitación jugando como todos los días, el calor de esa sensación de confort, no lo cubre ninguna guerra ganada, ni un aren con todas ellas. Abría uno y otro, no lo entendía, pero sino estaba en clave . Es una sensación rara, no estoy dentro de mí, me veo en retrospectiva. Estoy en el techo, te veo abriendo uno, otro, otro.... ¿por qué no vuelvo a dentro?. Que sensación más rara, maldita locura, dulce castigo, una letras puede hacer que uno salga de sí mismo. Que gran literato puede llevar a cabo tan maligno plan.

No me acuerdo de la clave, toma la llave, está borrado, pero si lo he leído. El olor era tan fuerte que llego a mi olfato. Lo tenía delante y me encanto leerte. Que ingenio tiene el vencedor, cuando sabe el plan de su vencido, tiene el control, él contará la historia, a su manera claro, pero el vencido siempre adorna con detalle la batalla, siempre reflexiona sobre su posición de superioridad y sobre todo exhibe su tesoro, su conquista.

¡Venganza!, palabra más fea ¡coño!, sigo fuera, un alma errante  y deseosa de volver a lo de dentro, a lo más interno, al alma. Pero es un sueño, ¿verdad?. Salgo o entro. Si yo no he visto nada. Creo que si, es una realidad. Tenía vendado los ojos, llevaba su penitencia con la cabeza alta. Un beso, pagado con retiro la cara, no quiero... esto, es de verdad, no me cabe la menor duda, es un sueño. Qué raro, de la cabeza le sale humo, porque yo no fumo, lo veo raro el humo me sale hasta de la orejas, quiero entrar para partirlo, para convencerte de que ese humo te está nublando la mente y lo más ruin, te mata a ti y a mi  ¿qué estás haciendo?, despiertamente de este sueño. Vida partida, yo estoy aquí arriba, que paranoia de sueño. Me pregunto ¿cómo la mente se inventa historias? Historias que quitan el sueño, sueño o realidad, donde empieza uno y acaba otra. 

Mi alma, donde queda, si mi vida está partida, ¿mi alma donde queda? que bonita frase Robe, "Ama, Ama y ensancha el Alma". Si yo amo, pero como se ama si ahora no estoy dentro, estoy a metros de distancia de ser, pero amo. Amo lo nuevo, lo desconocido, lo que ahora entiendo, que bonito es ahora esto, que me había perdido. Sudor, la almohada está mojada, pero estoy tranquilo, ojos abiertos y por supuesto que no era un sueño. 

Me he despertado en otro sitio, me miro en el espejo, mi cara está sonriente y  ese dolor en el pecho ha desparecido. La vida partida, ahora confluye en una. Que sensación más extraña, ¿pero porque no estoy triste?. Sin duda lo vivido te hace más fuerte. Te hace ver lo que antes no veías, te hacer valorar lo perdido, y te hace soñar en encontrar una luna.


Aprovechas mejor cada una de las personas que aparecen en tú vida. Aprecias cada momento que pasas con la gente con la que quieres estar. 


Conoces gente que antes no hubieras conocido, aprecias más tu libertad, y sobre todo te sientes solo. Pero esa soledad, bien gestionada te hace crecer, te hace apreciar todo desde un punto de vista, que ni hubieras sospechado. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario