5 ene. 2011

CRONICA DE UN .......(ANTI-TABACO)



Sin duda el tema del día a día, de este nuevo año 2011, en terrazas, bares, en la calle, centros de trabajo, si es políticamente correcto para el fumador, la nueva reforma de la ley anti-tabaco.
Desde mi punto de vista, de perseguidor del fumador desde tiempos en el que fumador era bien visto, del fumador que pasaba desapercibido, del fumador que no era un enfermo, vamos que el que me conoce, sabe que Fernando es un coñazo para el que se fumaba un cigarro a su lado.

No soy objetivo en el tema, quizás por mi animadversión hacia este vicio. Si confieso que he notado el sabor del café sin humos, el sabor de la cerveza sin humos y confieso que me ha encantado.

De todas formas este tema es tan delicado que nadie está en posesión de la verdad. Unos, claro los fumadores, se sienten perseguidos, sienten agredida su libertad....., pero otros, como yo, festejamos esta reforma como la confirmación de un derecho ignorado por los fumadores, el derecho a no ser fumadores pasivos.
En fin yo creo que esta ley no busca vencedores ni vencidos, solo pienso que esta ley vence la salud.....................

Así que ánimo a los fumadores a que tomen esta ley no como una persecución a su libertad, sino un medio para combatir la enfermedad del siglo XXI el "tabaquismo".

2 comentarios:

  1. Yo pienso como tú.
    Sé que es una medida muy drástica para las personas que fumen, que ven cortada su libertad de hacerlo en lugares públicos. Pero ¿y la libertad de los que no fuman? Está más que demostrado que el humo del tabaco hace más daño para quien no fuman que para quienes lo hacen.
    Así es que, ahora sí, se está pensando en las personas no fumadoras.
    Lo que pasa es uqe no estamos acostumbrados. En otros países eso ya forma parte de la vida como algo muy normal y aceptado por todos.
    Enhorabuena a quien haya tenido esta fabulosa idea.

    ResponderEliminar
  2. no respirar el humo de los de al lado es una delicia, espero que sea un éxito y dé de lado los insumisos y posibles estados anomia.

    ResponderEliminar